Conciertos, Cultura, Ocio y Deportes

SINIESTRO TOTAL: “EN ESPAÑA LA MÚSICA ES GAMBERRISMO”

24 May , 2017  


Trece discos de estudio, cinco en vivo, siete recopilatorios, un vinilo… e, incluso, un concierto en Londres. Para todo eso y más dan los treintaicinco años de historia de Siniestro Total. La banda visitó la capital británica en la gira de presentación de su vinilo El mundo da vueltas. Y nosotros no podíamos dejar escapar la ocasión para conocer más sobre Siniestro, su nuevo vinilo y su opinión acerca de la música en la actualidad. Julián Hernández, Javier Soto, Ángel González, Óscar G. Avendaño y Jorge Beltrán nos recibieron un poco antes de empezar su concierto en el O2 Academy Islington. Este fue el resultado.

 

¿Qué se siente al tener la oportunidad de dar un concierto en Londres? ¿Al tocar en una sala de conciertos donde han actuado grupos tan famosos como KISS?

Julián: La verdad es que yo no lo sé, no sé cómo nos sentimos cada uno de nosotros, pero Londres es Londres. Es un poco como que el Camino de Santiago acaba aquí para nosotros. La historia y el sitio molan un puñado. Lo que pasa es que no vamos a tener tiempo para casi nada. Llegamos, tocamos y nos vamos mañana.

Jorge: La próxima vez a ver si venimos con más tiempo y nos damos un garbeo.

Julián: Y tocamos en algún sitio más que no sea Londres.

 

¿Por qué habéis decidido incluir Londres en la gira?

Julián: Surgió la idea del concierto, nos llamaron y dijimos pues vamos. Nosotros vamos a donde nos llaman. Somos unos mercenarios.

Óscar: Porque nos dejaban tocar aquí… ¿en dónde nos dejan?

Ángel: Pues ahí que vamos a tocar.

(Risas)

 

El concierto en Londres se incluye en la gira para presentar vuestro nuevo vinilo El mundo da vueltas. ¿Qué se puede encontrar alguien que lo escuche por primera vez?

Julián: Esa es una buena pregunta porque hay de todo. Son ocho canciones que fuimos grabando durante dos años y las íbamos sacando en la red. Cuando reunimos ocho, pues nos daba para un vinilo de 10 pulgadas. Y este es un formato precioso, con una portada que se abre. La verdad es que queda muy bien y suena muy bien.

 

Eso queríamos saber también, ¿por qué habéis elegido el formato del vinilo?

Óscar: Porque no se puede descargar.

(Risas)

Julián: Y los CD además ya no los compra nadie.

Jorge: Los vinilos los compra poca gente también pero por lo menos es algo bonito.

Julián: Lo podíamos a ver sacado en casete también…

(Risas)

Ángel: Aún estamos a tiempo.

(Risas)

Julián: Aún podemos sacar un casete sí, un casete pirata.

(Risas)

 

Yo creo que el vinilo también tiene como un toque romántico, de coleccionista…

Óscar: Un poco sí, pero luego la gente compra vinilos.

Javier: Los fans por lo menos compran vinilos.

Julián: Hay una venta que no es brutal, pero hay una venta como para sostenerlo.

 

¿Qué tal os funciona el lanzar nuevos singles desde vuestra web?

Julián: Es la única manera que se nos ocurrió para no caer en el ciclo de tres años sin hacer nada, grabar doce canciones para un LP, otros tres años sin hacer nada…

Óscar: Es como una especie de working progress que está a la vista de todo el mundo y según vamos teniendo las canciones las vamos sacando.

Julián: Lo que es curioso y sorprendente es que después, una vez colocadas todas juntas, quedan muy bien y con cierta unidad. Y eso sí que ha sido una sorpresa que no esperábamos.

Jorge: Es como si las hubiera hecho el mismo grupo…

Óscar: … y en el mismo estudio.

(Risas)

Javier: Prácticamente igual.

(Risas)

 

Qué opinión tenéis acerca de la evolución que está teniendo la música últimamente. Quiero decir, hoy en día estamos evolucionando a una cultura en la que todo es efímero. La gente escucha una canción cuando se lanza, la siguen escuchando durante un mes después de su lanzamiento y ya pasan a por la siguiente de moda y a olvidarse de esa.


Julián: Sí, de eso es lo que queríamos huir un poco. Del sacar doce canciones, que la gente escuche una y las otras once se queden en nada. De todas formas, la música pop siempre fue así, de consumo rápido. Y las grandes discográficas sí que van a por un bombazo en concreto.

Óscar: Yo creo que lo que pasa es que ha habido durante muchos años un público burbuja. Es decir, gente a la que no le interesaba demasiado la música pero que compraba discos en el supermercado por ejemplo. Y creo que ahora se ha vuelto un poco a lo que era antes, compra música la gente a la que le interesa la música. Creo que hemos vuelto a un estado normal de las cosas.

Julián: Por ejemplo, en España en concreto se pasó de vender entre 50.000 o 100.000 discos a venderse un millón.

Óscar: Que es un público burbuja.

Julián: Sí, era gente que se había comprado un aparato y se compraban el disco de Mecano para oírlo.

Ángel: De hecho, Mecano y Alejandro Sanz fueron los primeros que en España pasaron del millón de copias vendidas. Y eso para España, es un pasote de discos…

Julián: Es una barbaridad… Pero sí que es cierto que es un público ficticio. No es un público real de compradores de música. Y ahora la consumen en la red o como sea pero sin comprarse los discos.

 

Les hice la misma pregunta a La Fuga cuando vinieron y ahora os la repito a vosotros. Comenzasteis en unos años en los que los músicos no lo tenían fácil. Sin embargo, hoy en día con las nuevas tecnologías que a priori debería ser más fácil, parece que cada vez es más difícil hacer música. ¿Cuál creéis que es el problema?

Julián: Es que es una especia de dilema.

Javier: Pero yo creo que sí que se puede hacer música.

Jorge: Técnicamente es más fácil pero el resto es igual.

Ángel: Vivir de la música es muy difícil pero yo creo que sí que se puede hacer música.

Javier: Hacer música se puede, el problema es que la conozca la gente. El problema es llegar al público. Yo creo que antes era más fácil llegar al público.

Ángel: Pero ahora sí que es fácil y mucho más barato.

Javier: El problema de antes era que para grabar un disco necesitabas una discográfica detrás que pusiera mucha pasta. Ahora puedes grabar discos muy fácilmente. Puedes hacerlo hasta en tu casa… aunque tendrías que encontrar una distribuidora. En ese sentido las cosas no han mejorado mucho.

Julián: El problema es que los medios generalistas ya no sacan música. Hay páginas web especializadas o revistas especializadas…

Ángel: El consumo por internet es muy disperso también. Se consume todo, desde el chaval que graba en su casa una tontería hasta cosas buenas.

Óscar: Y es muy fácil entre tanto mogollón que se pierdan cosas de la ostia, que nadie se entere.

 

Londres es una ciudad en la que se puede ver desde gente tocando en el metro y en las calles, hasta cientos de pubs que ofrecen oportunidades a la gente que está empezando en el mundo de la música. ¿Pensáis que en España se deberían fomentar más este tipo de iniciativas?

Julián: Más que fomentar, por lo menos permitir más.

Óscar: No hace falta fomentarlo, la gente se fomenta sola. Lo que hace falta es que lo permitan hacer.

Julián: No es como en el mundo anglosajón donde la música es parte la vida cotidiana.

Óscar: Sí, aquí es algo cultural y en España la música es gamberrismo. Es casi anticultura, está casi mal visto. Si ves a alguien de nuestra edad comprado discos en España enseguida piensas que es un friki, que es un tipo raro.

 

¿En qué otros proyectos estáis trabajando ahora mismo?

Julián: Ahora mismo estamos enfocados en la gira. Tenemos varias cosas pendientes como grabar una obra contemporánea que hicimos hace unos años, hay que grabar canciones… Pero ahora estamos metidos de lleno en la gira. Luego nos sentaremos y pensaremos qué es lo siguiente. Siempre acaban saliendo cosas.

 

Fotografía: Daphne Acton.

Comparte

, , , ,